Ñoquis del 29… corazón contento

Los ñoquis siempre fueron una de mis comidas favoritas y, a pesar de que no me gusta cocinar, es de las pocas comidas que sé y me gusta hacer (Ver receta). Por otro lado, por situaciones personales de la vida, los 29 son días bastante tristes para mi y sentía que tenía que hacer algo para cambiarlo. Así fue que un día tuve la gran idea de retomar esta tradición y juntar estas dos ideas en una sola consigna: “Cada 29, esté donde esté, me siento en una mesa con aquellos que quieran compartir el gran y sabio refrán: Panza llena, corazón contento.”

SAM_2287

Con las manos en la masa….

Septiembre 2014 Ñoquis en familia 🙂 SAM_9091 Agosto 2014 Viernes 29, cena con amigas:

ñoquis1

Preparando el #Fatkini – Buenos Aires

Julio 2014 De paseo por Italia, no podía dejar de probar los “Gnocchi” originales, me encontré con esto: SAM_8819 Junio 2014 Esta vez los ñoquis del 29 no sólo cayeron un perfecto domingo, si no que estoy en Buenos Aires. Salieron ñoquis familieros.

10496105_10152484340835768_3416427109368321560_o

Yo, Talo, Tía Helena, Mamá, Tía Mariela y Marne – Buenos Aires

Mayo 2014

Ñoquis atrasados, pero ñoquis al fin, no hay foto porque había mucho hambre, pero acá está la prueba de “Panza llena corazón contento”.

;oquis

Con Pabino y Noe – Panamá City

Abril 2014 

abril

Laurien, Jair, Poly, El Nica, Dennis – Panamá City

 Marzo 2014 Cena de agradecimientos:

marzo

Tapia, Anhaís, Giselle, Aldo y Dennis – Panamá City

 

Como cada tradición, la de los ñoquis del 29, tiene su historia: “La historia de esta tradición se remonta al siglo VIII, cuando un joven médico de nombre Pantaleón, solía peregrinar por Italia, curando a los enfermos y ayudando a los pobres. En una de esas peregrinaciones, el médico le pidió a una familia muy humilde si sería tan amable de hacerle un lugar en su mesa e invitarlo a comer. Para agradecer, les predijo “un año de pesca y cosechas excelentes”. Por supuesto que la profecía se cumplió. Dicho episodio ocurrió un día 29 y se dice que los campesinos le habrían ofrecido al santo una comida simple y económica: ñoquis. La tradición de poner dinero debajo del plato, como símbolo de los buenos deseos, es más moderna y según cuentan, se debe a la viveza criolla. Habría sido una estrategia de los restaurantes para atraer clientes. Otra teoría cuenta que la costumbre de comer ñoquis los 29 se debe a que es fin de mes, época en la que el dinero escasea y es necesario hacer alimentos con materias primas baratas.”